Permacultura para la resiliencia ante el cambio climático en México

La comunidad de San José de Gracia se reúne junto a su de agua de lluvia recientemente restaurado para plantar 1,000 árboles nativos. (Todas las fotos cortesía de Victoria Collier)

Victoria Collier y Ben Ptashnik
02/02/2023

SAN MIGUEL DE ALLENDE, MÉXICO – En 2023, el cambio climático ya no es una amenaza teórica. En todo el mundo, los clima extremos causan devastación, mientras que las temperaturas baten récords con una regularidad alarmante. En México, la sequía y la desertificación ya reclaman cientos de kilómetros cuadrados de tierras de cultivo cada año. Ambos desastres aumentarán debido al cambio climático, creando millones de refugiados climáticos en las próximas décadas.

Es alentador saber que existen soluciones para mitigar esta abrumadora crisis, y algunas pueden implementarse rápidamente con el apoyo de la comunidad.

En Tikkun Eco Center estamos desarrollando un proyecto modelo de recolección de agua de lluvia y reforestación que puede impactar significativamente la resiliencia al cambio climático en San Miguel de Allende, y quizás eventualmente en todo México. Hemos tenido un gran éxito con nuestro primer proyecto y acabamos de lanzar una campaña de recaudación de fondos para ayudarnos a escalarlo a nivel regional, lo que realmente se necesita para proteger a San Miguel de sufrir una grave crisis de agua y seguridad alimentaria.

San Miguel de Allende es una hermosa ciudad Patrimonio de la Humanidad ubicada en las tierras altas semiáridas del centro de México. Votada cinco veces como la Mejor Ciudad Pequeña del Mundo, el turismo y el desarrollo están en auge aquí. Pero en el fondo, el cambio climático ya agudiza una crisis de agotamiento de acuíferos que amenaza seriamente la sostenibilidad de nuestra región, conocida como la cuenca del Alto Río Laja.

A medida que la agroindustria de exportación drena el 85% de nuestras aguas subterráneas, los pozos locales se están secando. Las aguas de pozos más profundos a menudo están envenenadas con niveles concentrados de arsénico y fluoruro de origen natural. Las aldeas rurales de los alrededores ya sufren los efectos en la salud de esta contaminación, junto con un severo racionamiento de agua. Esto empuja a las familias campesinas a migrar a las zonas urbanas o arriesgarse al peligroso viaje a través de la frontera de los Estados Unidos.

En todo el mundo, los proyectos de permacultura a gran escala están curando y transformando comunidades rurales en condiciones similares. En India, África y Australia, los movimientos de tierra para capturar agua y la reforestación están revirtiendo la degradación ecológica de las cuencas hidrográficas y permitiendo el renacimiento de ríos, arroyos y manantiales. En decenas de miles de aldeas, las capas freáticas superficiales se reponen y la agricultura familiar a pequeña escala elimina la necesidad de una migración desesperada impulsada por el clima.

Guanajuato y los estados circundantes se encuentran entre las principales fuentes de inmigración a los Estados Unidos. Guanajuato ocupa el tercer lugar en cuanto a hogares con un inmigrante en EE.UU., y también en cuanto al “grado de intensidad migratoria”.

Recolección de Agua de Lluvia: La Experiencia Tikkun

En los últimos diez años en Tikkun nos hemos movido intensamente para enfrentar los desafíos del cambio climático mediante la construcción de nuestros propios sistemas de permacultura de captación de agua de lluvia y la reforestación de nuestra tierra. En 2022, usamos nuestra experiencia para restaurar el histórico reservorio de agua de lluvia en nuestro pueblo rural de San José de Gracia, que ha estado sufriendo el racionamiento de agua durante años.

Como muchos países, México recibe la mayor parte de sus precipitaciones durante la corta temporada de lluvias de verano. Sin embargo, los monzones pueden ser destructivos, arrastrando el suelo de las tierras despojadas, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra. El agua torrencial debe ser frenada por canales y terrazas, permitir que penetre en los suelos estabilizados por raíces profundas de pasto nativo, cactus y árboles, y luego capturarla en embalses para beber y regar durante la sequía.

Pero en todo México, y aquí en San Miguel, reservas de agua de lluvia de vital importancia han sufrido abandono durante décadas. Esto se debe en parte a un cambio en el apoyo del gobierno a la infraestructura agrícola a pequeña escala, a favor de la agricultura industrial de exportación. Estos embalses críticos de las aldeas que alguna vez sirvieron a miles de familias ahora están llenos de sedimentos y tierra, y sus presas se han roto. Ya no pueden retener agua durante todo el año.

Antes y Después

El barro seco del embalse de San José de Gracia, mayo de 2022, iniciando excavación. Fotos de antes y después del primer reservorio restaurado.
Embalse de San José de Gracia, septiembre de 2022, totalmente restaurado y lleno de agua de lluvia.

Restaurar el embalse extinto en nuestro pueblo tomó solo un mes y amplió la capacidad de nuestra comunidad para capturar agua de lluvia en un 80% a más de veinticinco millones de litros. Extrajimos más de 1.400 camiones de suelo rico, y devolvimos el 25 % a las granjas circundantes de donde originalmente se había erosionado, agregando fertilidad a la tierra.

Día de plantación en el bordo!

Con el resto del suelo, iniciamos un proyecto para estabilizar la tierra sobre el embalse y crear un hermoso parque ecológico comunitario. El Departamento de Ecología de San Miguel dio un paso al frente para donar 1,000 árboles nativos. Más de 60 personas, tanto aldeanos locales como expatriados, se ofrecieron como voluntarios para plantarlos, incluidos ancianos y niños.

Expatriados de San Miguel ayudan a plantar 1,000 árboles donados por el Departamento de Ecología.

Con el agua del embalse podemos regar los árboles y asegurar su supervivencia. Este proyecto también proporcionó un uso ecológico positivo para el lirio invasivo que actualmente asfixia al Río Laja y la Presa Allende, el principal embalse de la ciudad. En colaboración con el Departamento de Ecología, utilizamos camiones llenos de lirio para composta y mantillo para los árboles jóvenes, lo que redujo sus necesidades de agua en un 50 %. Todos los árboles están floreciendo hoy.

El municipio se ha comprometido a construir un parque infantil y una cancha de fútbol para los niños de la comunidad. Tikkun donó tilapia de sus estanques de peces para abastecer el embalse y está construyendo un quiosco junto al agua para las reuniones de la comunidad.

Victoria posando frente al nuevo embalse mientras unos caballos locales se cuelan en la foto.

Actualmente estamos construyendo una estación solar de bombeo para llevar agua desde el embalse hasta el pueblo. Trabajaremos con otra ONG local, Caminos de Agua, para purificarla y potabilizarla.

El embalse restaurado permitirá a las familias locales conservar o restablecer pequeñas granjas y comprometerse con la cría de animales y la producción de leche para las productoras de lácteos locales. También permitirá que Tikkun amplíe su programa de instalación de huertos caseros para familias rurales que anteriormente carecían de agua confiable para riego.

Instalación de huertos familiares, instalación de riego por goteo e inicio de plantaciones.
Un joven beneficiario de un jardín casero ayuda el día de la siembra.
Se retiraron más de 1400 camiones de tierra fértil del embalse abandonado, devolviendo el 25 % a las granjas circundantes desde donde se había erosionado originalmente, agregando fertilidad a la tierra. El resto se utilizó para estabilizar el embalse y crear un hermoso parque ecológico.

Escalarlo a nivel regional

Desde entonces, la ciudad de San Miguel ha reconocido nuestro proyecto como un modelo para otras comunidades. El Departamento de Ecología ha donado 50,000 árboles nativos con el objetivo de restaurar al menos 20 embalses más en los próximos tres años.

Los embalses ahorrarán cientos de millones de litros de agua de lluvia fresca y libre de contaminación para sobrevivir a las sequías en la próxima crisis climática, al tiempo que crearán nuevas zonas verdes para la salud ecológica y comunitaria. Con suficientes árboles plantados, una región puede aumentar las precipitaciones y hacer retroceder la desertificación.

La sanación y la restauración son posibles. El cambio climático es más que una crisis aterradora, es una oportunidad para restaurar los ecosistemas planetarios y crear sociedades más sanas y equilibradas. El momento de implementar soluciones a la crisis climática es ahora, no más tarde cuando las catástrofes sean tan graves que el colapso social impida una acción significativa. Con la voluntad y los recursos, podemos actuar ahora para evitar un sufrimiento tremendo.

Tikkun necesita apoyo para restaurar estos 20 embalses y plantar 50.000 árboles. Visite www.tikkunsanmiguel.mx para obtener más información.

Una joven sembradora de árboles que es llevada a casa en carretilla después de un largo día de trabajo.

 

  •  

 

Add new comment

CAPTCHA
Esta pregunta sirve para comprobar si usted es un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.
3 + 16 =